1999: Toy Story 2

0
Toy Story 2amazon Disney+

John Lasseter, Ash Brannon y Lee Unkrich.
TOY STORY 2.
10/10 – EL OLIMPO

Categoría: Película.
Guion: Andrew Stanton, Rita Hsiao, Doug Chamberlin y Chris Webb.
Año: 1999.
País: Estados Unidos.
Género: Fantasía, Comedia, Aventura.
Técnica: 3D.
Estudio: Pixar.
Idioma: Inglés.
Característica: Juguetes, Niños, Dinosaurios, Héroes.
Duración: 1h 32min.
Clasificación por edades: Todas las edades.
Streaming: Disney+.

Toy Story (1995) es la entrega más importante de la saga por ser la primera, la que inició la hegemonía del 3D en la animación comercial, pero esta segunda parte es igualmente interesante y, en algunos aspectos, superior. El primero y más evidente es su estética, pues los cuatro años transcurridos -una eternidad en los inicios de la animación por ordenador- permiten que los movimientos de los personajes y, en general, todos los aspectos visuales estén bastante más logrados y sean más sofisticados.

Ese avance tecnológico no es solo clave por una cuestión estética. Pixar sabía que podía ser más ambicioso -lo había comprobado en Bichos Una aventura en miniatura (1998)-, ambición que se refleja en la trama que aquí desarrolla. Si Toy Story prácticamente se centró en dos personajes, Woody y Buzz Lightyear, por evidentes cuestiones prácticas -la animación resultaba mucho más sencilla-, aquí pudo otorgar un rol destacado a la atractiva galería de personajes secundarios, esos otros juguetes a los que saca mucho más partido.

Por otra parte, las escenas de acción del primer film no estaban nada mal, pero las del clímax de esta segunda entrega son bastante más complejas y espectaculares. En definitiva, Pixar se apartó del minimalismo de su largometraje de debut y empezamos así a vislumbrar las ilimitadas posibilidades de la animación por ordenador en las manos adecuadas.

El guion, que ya no tiene que limitarse a unos pocos personajes, es también más rico. Cierto que cae puntualmente en la tentación de las parodias -una de ellas, de Jurassic Park, muy inspirada, todo sea dicho-, pero siguió ampliando ese fascinante universo ficticio poblado por juguetes vivos con el mismo ingenio y personalidad. Aquí, por ejemplo, explora más detenidamente sus sentimientos y miedos, de modo que resultan más humanos incluso que sus propietarios. Además, en un brillante giro, enfrenta a Buzz Lightyear consigo mismo, esto es, con un juguete idéntico tan ignorante de su condición de juguete como lo era él en Toy Story.

Una de esas segundas partes que superan al original.

Reseña Panorama
Puntuación
10
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here