2009: Fantástico Sr. Fox (Fantastic Mr. Fox)

0
Fantástico Sr. Fox (Fantastic Mr. Fox)amazonAmazon Prime

Wes Anderson.
FANTÁSTICO SR. FoX (FANTASTIC MR. FoX).
8,5/10

Categoría: Película.
Guion: Wes Anderson y Noah Baumbach.
Año: 2009.
País: Estados Unidos, Reino Unido.
Género: Aventura, Crimen, Comedia.
Técnica: Stop Motion.
Estudio: Twentieth Century Fox Animation, Mackinnon & Saunders (marionetas).
Idioma: Inglés, Francés (una sola frase).
Característica: Preciosista, Animales Antropomórficos.
Duración: 1h 27min.
Clasificación por edades: NR-7.
Streaming: Amazon Prime Video.

¿Cómo no le iba a gustar la animación a un cineasta conocido por su milimétrica puesta en escena? Al fin y al cabo, eso permitía a Wes Anderson cuidar al detalle cada plano, cada decorado y cada elemento estético con aún más facilidad de lo que ya lo había conseguido en el resto de sus películas. Por otra parte, rodar con marionetas y animarlas con stop motion no es tan distinto, para un director, de rodar con actores de carne y hueso. Sí, el proceso es mucho más lento, pero podía igualmente elegir donde colocar la cámara, dónde situar a las marionetas… La cuestión es que Fantástico Sr. Fox, su debut en la animación, posee su personalidad tan claramente impresa en cada fotograma como el resto de su filmografía.

Por entonces Anderson era ya un muy apreciado director gracias a films como Academia Rushmore (1998) o Los Tenenbaums. Una familia de genios (2001), así que la noticia de su debut en la animación con la adaptación de un popular relato de Roald Dahl fue acogida con enorme curiosidad. No era estrictamente su primera incursión en el medio, pues recurrió al stop motion para algunas escenas acuáticas de Life Aquatic (2004), solo que en ese caso contó con la colaboración del experimentado Henry Selick (Pesadilla antes de Navidad, 1993).

Selick iba también a ser su cómplice en Fantástico Sr. Fox, pero tuvo que abandonar el proyecto para centrarse en la otra exitosa película de stop motion del 2009: Los mundos de Coraline. Le reemplazó Mark Gustafson como director de la animación y, a pesar de su relativa inexperiencia -había dirigido un puñado de cortos y un par de episodios de Los PJ (1999)-, realizó un estupendo trabajo.

Respecto a la animación, durante los primeros minutos choca cómo está realizada. Me refiero al movimiento, que parece irregular, no particularmente fluido. En unos casos es un tanto estático, en otros muy rápido. Con el avance del metraje uno se acostumbra a tan particular estilo que, por otra parte, puede muy bien ser una decisión de Wes Anderson, cuyos films también juegan en ocasiones con ese contraste de ritmos.

Sin embargo, la animación es uno de los puntos fuertes del film y un elemento clave en su atractiva estética. También Mackinnon & Saunders diseñó unas adorables marionetas repletas de humanidad que contribuyen a implicarnos en esta singular historia de un zorro que no puede evitar sentir la llamada de su lado salvaje.

En definitiva, como las mejores películas, fue un trabajo en equipo que reunió muchos y muy variados talentos bajo la mano de un buen director. Es igualmente una obra que contribuye a diluir las fronteras entre el cine para adultos y el infantil, pues su humor no exento de cinismo atraerá a espectadores que ya han dejado atrás su infancia mientras su estética debería mantener a los niños imantados a la pantalla.

Por cierto, Wes Anderson debió de quedar satisfecho con su experiencia animada, porque la retomó en el corto Moonrise Kingdom: Animated Book Short (2012) y en un segundo largometraje, Isla de perros (2018).

Reseña Panorama
Puntuación
9
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here