2010: Chico & Rita

0
Chico & Ritaamazon

Tono Errando, Javier Mariscal y Fernando Trueba.
CHICO & RITA.
9,5/10

Categoría: Película.
Guion: Ignacio Martínez de Pisón y Fernando Trueba.
Año: 2010.
País: España, Reino Unido.
Género: Drama, Musical.
Técnica: 2D, 3D.
Estudio: The SPA Studios, Magic Light Pictures, Lightstar Studios, Acció, Holy Cow Animation, Kecskemetfilm.
Participación: TVE.
Idioma: Español, Inglés; Francés (breves fragmentos).
Característica: Música, Intimista, Melancólico.
Duración: 1h 34min.
Clasificación por edades: NR-12.

Un día habrá que reconocer que Fernando Trueba es, tras Fernando Fernán Goméz, el cineasta español que más ha destacado en todos los ámbitos en los que ha desempeñado su labor. Ha obtenido éxito artístico, y regularmente también comercial, como guionista, director y productor. Le falta ser actor, pero a cambio ha sido también un importante productor musical con sello propio, Calle 54 Records. Igualmente admirable es que su heterogénea filmografía como director incluya un par de interesantes documentales, rodajes en varios países y, con Chico & Rita, una primera incursión en la animación. ¿Qué director español, y yo diría que europeo, posee un currículum más variado?

El otro artífice del proyecto es Javier Mariscal, exitoso diseñador, responsable de la imagen de los Juegos Olímpicos de Barcelona, cuya primera experiencia con la animación fue justamente al dirigir La tropa de Cobi (1991), la serie protagonizada por la mascota Cobi. Con Trueba colaboró por primera vez al encargarse del apartado gráfico de Calle 54 (2000), y se repitió en El milagro de Candeal (2004), solo que por entonces ya habían decidido dirigir un film conjuntamente: de ahí que la animación fuese el medio elegido.

Como enlace entre uno y otro, Tono Errando, el encargado de la meritoria tarea de aunar el universo gráfico de Mariscal con el narrativo de Trueba, apartado en el que, visto el resultado, estuvo muy acertado. Por lo visto, también fue él quien se encargó de explicarle a Trueba cómo realizar la animación y las limitaciones del medio.

Chico & Rita es una maravilla que se puede disfrutar por hasta tres aspectos diferentes y, en el caso de espectadores afortunados, por los tres a la vez. Uno es la pasional historia de amor entre Chico Valdés y Rita Labelle, que se desarrolla como un gran melodrama romántico al estilo del Hollywood de los 40 y 50. De hecho, este homenaje al cine incluye un guiño a Casablanca, entre otros films esenciales. Esa trama amorosa tiene algún que otro lugar común del amor imposible, pero creo que es deliberado y no resta nada de fuerza a los dos memorables personajes centrales.

El segundo es el rol de la música y su excepcional banda sonora, de las mejores de la década. Gran conocedor del jazz y de su cruce con la música latina, Fernando Trueba reproduce, con la complicidad de Bebo Valdés, la música cubana de los años 40, el jazz que predominaba en esa misma década en Estados Unidos y la progresiva impronta latina de la escena jazz neoyorquina, con el cubop y el jazz afro-cubano al frente. El recorrido musical concluye en el siglo XXI con la fusión de jazz y flamenco -colabora Estrella Morente-, de modo que el protagonista masculino toma de Bebo Valdés, además del apellido y el talento, parte de su trayectoria musical, incluyendo un redescubrimiento y famas tardías.

La música no es solo importante para ambientar la historia, también es la manera con la que se expresan los protagonistas. Chico ahoga sus penas en el alcohol en más de una ocasión y dice, como casi todos en ese estado, cosas inapropiadas. Sin embargo, cuando se pone al piano vuelve el ser humano sensible y talentoso capaz de mostrar su tristeza, o de decir ‘te echo de menos’, o ‘siempre te he querido’, con una bella composición. También es una canción la que revive irremediablemente sentimientos que trataban de ser negados.

Finalmente, es una singular propuesta estética que mezcla sencillos personajes en dos dimensiones, en los que el estilo de Mariscal es del todo reconocible, con barrocos fondos y detallados objetos en 3D. A la mezcla se le notan las costuras puntualmente, lógico dado que en el 2010 la tecnología no estaba tan desarrollada como ahora y que el presupuesto era limitado -12 millones de Dólares por los 200 que costaba contemporáneamente un largometraje de Pixar, por ejemplo-, pero crea un apartado visual personal y muy llamativo. Además, hay puntuales alardes visuales como la secuencia de la imaginación de Chico durante su viaje a Nueva York, que emplea creativamente una animación expresionista y minimalista mientras se suceden citas musicales y cinematográficas.

En conjunto, es un canto a la música, al cine y al amor, es decir, a la vida, narrado con maestría y una estética que la diferencian de cualquier otra película de animación para adultos. Quizá por eso fue merecidamente premiada en los Premios Goya y en los Premios del cine europeo y nominada en los Oscar.

Chico & Rita, por otra parte, inició una excelente década para la animación adulta de producción española, pues le dieron continuidad cintas tan interesantes y premiadas como Arrugas (2011), Psiconautas, los niños olvidados (2015), Un día más con vida (2018) o Buñuel en el laberinto de las tortugas (2018).

Reseña Panorama
Puntuación
10
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here