2011: El gato con botas (Puss in Boots)

0
El gato con botas (Puss in Boots)amazonNetflix

Chris Miller.
EL GATO CON BOTAS (PUSS IN BOOTS).
7,5/10

Categoría: Película.
Guion: Tom Wheeler.
Año: 2011.
País: Estados Unidos.
Género: Aventura, Comedia, Fantasía.
Técnica: 3D.
Estudio: DreamWorks Animation.
Idioma: Inglés, Español (breves fragmentos).
Característica: Animales, Irreverente, Héroes.
Duración: 1h 30min.
Clasificación por edades: Todas las edades.
Streaming: Netflix.

Desde su presentación en Shrek 2 (2004), el gato con botas al que puso voz Antonio Banderas se convirtió en uno de los más populares personajes de la saga protagonizada por el ogro verde. En Shrek tercero (2007) suyos eran algunos de los mejores momentos y en Shrek felices para siempre (2010) también tuvo un rol destacado que subvertía su imagen de macho latino. Así que es lógico que cuando DreamWorks Animation se plantease cómo ampliar el universo de su más exitosa franquicia, propusiera El gato con botas, dedicada al personaje homónimo.

El film transcurre antes de los eventos de Shrek 2 y sirve como introducción a los orígenes del felino. Su principal aliciente es que permite disfrutar de tan atractivo personaje durante todo el metraje y, de paso, de la lograda interpretación de Antonio Banderas. También están estupendos sus dos compañeros de reparto, Salma Hayek como Kitty Softpaws y Zach Galifianakis como Humpty Alexander Dumpty.

El gato con botas logra continuar con una de las razones de ser de la saga -reinventar los cuentos de hada tradicionales- sin caer, o no demasiado, en sus peores tics -las referencias constantes a la cultura popular, los chistes de pedos y eructos…-. Chris Miller fue el director de la entrega más floja, Shrek tercero, pero aquí, gracias en parte al hábil guion de Tom Wheeler, propone una narración más cohesionada que nunca da la sensación de ser una suma de gags. Quizá el conjunto sea menos divertido, pero a cambio es más robusto que las dos entregas finales del ogro verde.

Además, director y guionista hicieron un buen trabajo dotando de matices y de una interesante biografía a un personaje que hasta entonces era un tanto unidimensional, que no había ido más allá del estereotipo de mujeriego latino. No es que se libre de esa etiqueta en este film, pero al menos conocemos otras facetas. En fin, a pesar de que caiga en la tentación de repetir una vez más el gag de los ojos conmovedores -hasta dos veces- y que abuse un pelín de los chistes sobre su condición felina -por ejemplo, cuando se pone a perseguir una luz-, la película es satisfactoria y entretenida.

En lo que respecta a su animación, El gato con botas es técnicamente tan deslumbrante como de costumbre en Dreamworks Animation. El estudio no goza del prestigio de Pixar y yo mismo he afirmado más de una vez que está un pelín por detrás en innovaciones tecnológicas, pero la estética y animación son de primer nivel, de lo mejorcito que se podía ver en 3D en el 2011. Es más, ese fue uno de los pocos años en los que Dreamworks no estuvo a la sombra artística de su principal rival: las dos películas que estrenó, Kung Fu Panda 2 y esta, fueron mejor recibidas que la de Pixar, Cars 2.

Reseña Panorama
Puntuación
8
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here