2013: El cuento de la princesa Kaguya (Kaguyahime no monogatari)

0
El cuento de la princesa Kaguya (Kaguyahime no monogatari)amazonNetflix

Isao Takahata.
EL CUENTO DE LA PRINCESA KAGUYA (KAGUYAHIME NO MONOGATARI).
10/10 – EL OLIMPO

Categoría: Película.
Guion: Isao Takahata y Riko Sakaguchi.
Año: 2013.
País: Japón.
Género: Fantasía, Drama.
Técnica: 2D, Anime.
Estudio: Studio Ghibli; Madhouse, Nippon Animation, Production I.G., Studio 4°C, The Answer Studio, Tatsunoko Production, Bones Inc, Pierrot Co (apoyo).
Idioma: Japonés.
Característica: Princesas, Intimista, Delicado, Experimental, Vanguardista, Hipnótico, Medieval, Feminismo, Naturaleza.
Duración: 2h 17min.
Clasificación por edades: NR-7.
Streaming: Netflix.

“La alegría y la tristeza, todo lo que vive en la Tierra está lleno de matices. Pájaros, insectos, bestias. Hierbas, árboles, flores. Alimentad la clemencia…”. Esas son las frases que, llena de emoción, dice la princesa Kaguya cuando advierte que se acaba su estancia en la Tierra.

Isao Takahata tenía 78 años cuando se estrenó esta película y sabía que probablemente no dirigiría más: hizo falta una generosa financiación de Seiichiro Ujiie, dirigente por entonces de Nippon TV y admirador del cineasta, para que fuese posible emprender su producción y no dirigía desde 1999. Takahata murió menos de cinco años después, a los 82 años. ¿Estaba él también despidiéndose de la Tierra con ese canto de amor a la vida? ¿Son esas frases -todo el film, de hecho- su forma de apreciar la existencia, los seres vivos y la naturaleza de un modo que, imagino, solo puede hacerlo quien lleva décadas en este planeta?

El cuento de la princesa Kaguya fue la despedida del cine de uno de los maestros de la animación. Parece por tanto adecuado que lo hiciese con una obra maestra que tiene además elementos de sus anteriores films para Studio Ghibli. Aquí tenemos su sensible y vitalista forma de captar la infancia de La tumba de las luciérnagas (1988), el rol protagonista de la naturaleza de Recuerdos del ayer (1991), el folclore japonés como fuente de Pom Poko (1994) y la estética experimental de Mis vecinos los Yamada (1999), su triste fracaso en taquilla que le tuvo alejado más de una década de la silla de director.

Con esta última película es con la que más tiene en común y puede considerarse una lógica continuación, sólo que más lograda y ambiciosa. Por lo pronto, también se aleja de los cánones habituales del anime para explorar una estética que bebe de las acuarelas tradicionales japonesas y, quizá, de la pintura impresionista. Lo mismo ocurre con el diseño de los personajes, más cercanos de la tradición pictórica japonesa que del anime, filmografía de Studio Ghibli incluida. En fin, el único precedente más o menos cercano es Mis vecinos los Yamada.

Desde un punto de vista narrativo, en cambio, se aparta de las viñetas de su anterior trabajo para abrazar de nuevo un relato más tradicional, como en sus primeros largometrajes para el estudio que fundó junto a Hayao Miyazaki. Adapta un cuento anónimo del siglo X con los códigos de los cuentos clásicos, narrador omnisciente incluido. Seguramente sea la combinación de su estética y narración la que dote al film de una rara cualidad atemporal.

El cuento de la princesa Kaguya es una obra de gran belleza con la misma riqueza de matices que esa Tierra de la que se despide la princesa. Este es uno de esos casos en los que una estructura clásica sencilla que apreciará incluso el público infantil ofrece también un segundo nivel de lectura cuya profundidad y simbolismos deberían ser estudiados en escuelas de cine. Al fin y al cabo, cuestiones artísticas aparte, hay elementos feministas, reivindicación de la naturaleza, crítica de la encorsetada alta sociedad, defensa de una infancia a la que no se le debería exigir tanto…

El 2013 pudo verse como el fin de una era en la animación japonesa. Tanto Isao Takahata como Hayao Miyazaki -con El viento se levanta– habían estrenado un largometraje anunciado como el último de su filmografía. Por suerte para nosotros, al menos el segundo de ellos emprendió una película más.

Reseña Panorama
Puntuación
10
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here