2015: Anomalisa

1
Anomalisaamazon

Duke Johnson y Charlie Kaufman.
ANOMALISA.
10/10 – EL OLIMPO

Categoría: Película.
Año: 2015.
País: Estados Unidos, Reino Unido.
Género: Drama.
Técnica: Stop Motion.
Estudio: Starburns Industries, Paramount Animation.
Productor: Dino Stamatopoulos.
Idioma: Inglés, Italiano (breves fragmentos) y Japonés (idem).
Característica: Aventurado, Emotivo, Delicado, Intimista.
Duración: 1h 30min.
Clasificación por edades: NR-16.

Charlie Kaufman fue una de las revelaciones cinematográficas de 1999 cuando el mundo descubrió Cómo ser John Malkovich, insólito film que firmó como guionista. Le siguieron Adaptation (2002) y ¡Olvídate de mí! (2004), así que en cuestión de un lustro se convirtió en uno de los más singulares guionistas, de esos que no hay forma de clasificar. Por eso solo fue una sorpresa relativa que, a pesar de no tener experiencia como director de animación, se atreviese con un proyecto como Anomalisa. Fue una sorpresa pequeña porque de él siempre se esperaba una obra peculiar y porque para su imaginativa mente la animación era un medio idóneo.

Para este largometraje compartió las tareas de dirección con Duke Johnson, que al menos había dirigido capítulos de dos apreciadas series de stop motion, Moral Orel (2005) y Mary Shelley’s Frankenhole (2010). Juntos crearon uno de los más personales y fascinantes films de animación para adultos.

Desde un punto de vista narrativo, esta historia de un experto en atención al cliente para el que todo el mundo tiene el mismo aspecto y la misma voz -incluidos su mujer e hijo- es de una profundidad existencialista rara vez vistas en una pantalla. Es otra de esas ideas raras y brillantes que surgen de la mente de Kaufman y por las que nos atrae tanto su cine. Además, como en él es habitual, impregna a la historia de toques de su particular humor: que logre sacarnos alguna que otra carcajada en tan desolador contexto tiene su mérito.

Lo más interesante de Anomalisa, no obstante, es hasta qué punto la animación, y el aspecto del stop motion empleado, sirve a la narración. Una historia así hubiera sido prácticamente imposible con actores. En cambio, para escenificar cómo ve el mundo el protagonista, nada mejor que una colección de marionetas de aspecto idéntico.

Por otra parte, esas marionetas, realizadas con impresoras 3D, poseen un aspecto asombrosamente realista, pero no se molestaron en cubrir las partes ensambladas -por ejemplo, el rostro que es remplazado por otros para crear la ilusión de movimiento-. Que los personajes tengan ese aspecto, mitad realista, mitad monstruoso / artificial, contribuye decisivamente a dotar a la película de su atmósfera angustiosa o perturbadora en más de una escena. Es difícil describir la sensación que provoca, pero uno no acaba nunca de sentirse a gusto: justo lo que le ocurre al protagonista.

Ah, y para ser un film escrito y dirigido por Charlie Kaufman, es relativamente contenido -prácticamente todo transcurre en una habitación de hotel-, pero sí figura una excelente escena onírica en la que Johnson y él despliegan su evidente talento visual.

Una cumbre del stop motion y de la animación pensada para un público adulto.

Reseña Panorama
Puntuación
10
Compartir

1 Comentario

Responder a Carlos Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here