2017: Cars 3

0
Cars 3amazon Disney+

Brian Fee.
CARS 3.
6,5/10

Categoría: Película.
Guion: Kiel Murray, Bob Peterson y Mike Rich.
Año: 2017.
País: Estados Unidos.
Género: Acción, Aventura, Comedia.
Técnica: 3D.
Estudio: Pixar.
Idioma: Inglés, Italiano (breves fragmentos).
Característica: Deporte.
Duración: 1h 42min.
Clasificación por edades: Todas las edades.
Streaming: Disney+.
Saga: Cars.

De no ser por las cuantiosas ventas que la saga genera en venta de juguetes, posiblemente no existiría una tercera entrega. Cars 2 (2011) fue mal recibida por la crítica y tampoco funcionó tan bien en taquilla como para que una nueva película fuese una decisión obvia. De hecho, la recaudación de la que nos ocupa no bastó por si sola para recuperar el coste de producción y la inversión publicitaria, así que solo las licencias varias pusieron las cuentas en negro. Pero claro, entre que la saga era una de las más queridas del por entonces mandamás, John Lasseter, y que a Pixar le había ido bien con las secuelas –Toy Story 2 (1999), Toy Story 3 (2010), Buscando a Dory (2016)…-, es comprensible que uno de sus dos estenos del 2017 fuese Cars 3.

Preciso desde el inicio que mejora respecto a Cars 2, aunque eso tampoco dice mucho pues se trató del más flojo largometraje del estudio. Al menos esta vez el personaje de Mate vuelve a su rol de secundario y la trama no resulta tan confusa. También hay que reconocer que los guionistas dieron con una historia que, desde un punto de vista argumental, justificaba la existencia de un tercer largometraje. De hecho, casi consiguen que Lightning McQueen parezca un personaje interesante. Finalmente, al centrarse en la parte deportiva -como en Cars (2006), el quid de la cuestión vuelven a ser las carreras-, el universo de coches tiene más sentido.

Menos estimulante es que buena parte del film, sobre todo en su parte central, esté formado por escenas de escaso interés o que, a pesar de su espectacularidad, no sean muy necesarias para el avance de la trama -pienso en el derby de demolición, por ejemplo-. Para quienes no sean amantes del motor o de las carreras de coches, esa parte no resultará particularmente entretenida-. Al menos el desenlace sí es satisfactorio y aporta una nueva dimensión al personaje central. Y por supuesto, esas competiciones están ilustradas con la asombrosa técnica de Pixar, que no paraba de mejorar año a año.

En un momento dado del film, descubrimos que el nuevo patrocinador de Lightning McQueen ha creado una amplia gama de mercadotecnia basada en su imagen. En definitiva, como él mismo dice, le ha convertido en una marca. Me pregunto si era un ejercicio de cinismo por parte de los guionistas, pues eso es exactamente lo que habían hecho Pixar / Disney con la saga: convertirla en una marca con licencias, juguetes y subproductos tan discutibles como Aviones (2013) o Aviones: Equipo de rescate (2014). Es más, ese mismo patrocinador no quiere que Lightning McQueen siga compitiendo para que no dañe su imagen de marca. Lástima que a los dirigentes de la casa del ratón tal cosa no les preocupase lo más mínimo y siguiesen dando luz verde a secuelas como esta que, sin ser malas, se quedan muy lejos de la brillantez que se espera de Pixar.

Eso sí, me gusta la ironía de que, tras dirigir las dos primeras entregas, John Lasseter cediese el testigo a un director debutante, Brian Fee. Eso favorece una conexión con la trama de la que, me temo, no puedo desvelar más.

Reseña Panorama
Puntuación
7
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here