2018: Isla de perros (Isle of Dogs)

0
Isla de perros (Isle of Dogs)amazon

Wes Anderson.
ISLA DE PERROS (ISLE OF DOGS).
9/10

Categoría: Película.
Guion: Wes Anderson.
Año: 2018.
País: Estados Unidos, Alemania.
Género: Aventura, Comedia.
Técnica: Stop Motion, 2D (breves fragmentos).
Estudio: Twentieth Century Fox Animation, Mackinnon & Saunders (efectos).
Idioma: Inglés, Japonés.
Característica: Animales, Imaginativo, Aventurado, Política, Distopía.
Duración: 1h 41min.
Clasificación por edades: Todas las edades.

Tras la buena acogida de Fantástico Sr. Fox (2009), es lógico que Wes Anderson volviese a la animación. Ya aquella primera incursión en el medio tenía mucho sentido, pues para un cineasta que cuida la puesta en escena hasta el milímetro, que llega al extremo de situar a los actores según reglas geométricas, el stop motion era la técnica ideal: le permitía colocar cada muñeco y objeto donde quisiera con aún más facilidad que de costumbre. Además, si hay un director con unos seguidores lo suficientemente entusiastas como para no perder espectadores al pasarse a la animación, ese es Wes AndersonQuentin Tarantino y Woody Allen son los otros dos que se me ocurren, lista a la que se podría añadir a Tim Burton si su filmografía no fuese tan irregular desde un punto de vista comercial-.

Si en Fantástico Sr. Fox adaptó un relato de Roald Dahl y el tono era más infantil que en el resto de su obra, Isla de perros propone un guion original que, pese a ser apto para niños, parece pensado sobre todo para público adulto. De hecho, aunque en España obtuvo la calificación para todas las edades, en Estados Unidos no está recomendada para menos de 13 años. Esa fue la primera de las valientes decisiones tomadas por Anderson. Las otras son situar buena parte de la acción en una enorme isla empleada como vertedero -que logre extraer belleza de ese paraje es admirable pero no impide que veamos una enorme cantidad de basura y más de una rata- y que casi la mitad de los diálogos y personajes sean en japonés y japoneses, respectivamente.

Esto último es de lo más interesante. El director decidió que los humanos hablaran sus lenguas maternas -algo que echamos de menos en tantas producciones- y se las ingenió para que aquellas réplicas necesarias para que sigamos la trama sean traducidas al inglés. Para entender el resto hay que saber japonés. Afirmo que es interesante porque demuestra que habitualmente no es necesario entender cada diálogo para seguir un film y, de paso, evidencia el poder de la imagen, que nos permite imaginar el significado de lo dicho aunque no entendamos ni una palabra. Los perros, en cambio, sí hablan en inglés, pero es que dejar los ladridos hubiera sido imposible dado el protagonismo que tienen los animales.

Por atractiva que sea la historia, lo mejor de Isla de perros es el apartado visual. Me refiero a lo bien realizada que está la animación y a todo lo que implica, especialmente el diseño de los muñecos y de los decorados. En ese sentido, es una propuesta aún más ambiciosa que Fantástico Sr. Fox y se nota que contó con un holgado presupuesto de 40 millones de Dólares -una superproducción en cualquier país que no sea Estados Unidos y casi a la par con los 60 millones que regularmente invierte Laika-. Cierto que en esa parte visual el talento como director de Wes Anderson es clave, pero es que en una obra de stop motion la puesta en escena es un aspecto fundamental que afecta directamente a la calidad de la animación.

Wes Anderson dijo haberse inspirado en Akira Kurosawa y los especiales navideños de Rankin/Bass Productions, pero no consigo apreciar ni la influencia del maestro japonés ni la del estudio estadounidense más allá del empleo de stop motion. De hecho, si por algo destaca Isla de perros es por la personalidad de la historia contada y de la manera de contarla.

Reseña Panorama
Puntuación
9
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here