Personajes femeninos en BoJack Horseman

0

Cuando me recomendaron BoJack Horseman y comencé a ver la primera temporada, no me pareció demasiado interesante, pero a partir de la segunda empecé a ver la luz, porque es entonces cuando comienza a llenarse de personajes femeninos muy interesantes que toman más protagonismo con cada temporada y de los que vemos una clara evolución a lo largo de la serie. De hecho, en la última temporada BoJack acaba convirtiéndose casi en un mero hilo conductor cediendo protagonismo a las tramas de Princess Caroline y Diane.

Conforme pasan temporadas, cada vez son más los personajes femeninos que aparecen en cada episodio, desde la genial versión de “Character Actress Margo Martindale” (la eterna actriz secundaria convertida en una criminal demente), pasando por Katrina (una ex emocionalmente abusiva e insoportable), Yolanda (la asexual cuya familia es una obsesa del sexo) o Vanessa (rival durísima y sin escrúpulos de Princess Caroline).

Multitud de personajes episódicos sirven a los guionistas para dar visibilidad a situaciones, dramas, traumas y perfiles, construyendo personajes ricos, llenos de detalles y a los que (nos gusten o no) acabamos entendiendo y en ocasiones hasta compadeciendo. Y todo magistralmente narrado sin perder el humor ácido tan característico de la serie.

El sexismo en la industria del cine queda retratado a través de personajes como Kelsey Jannings (directora de cine a la que cuesta encontrar trabajo); Gina Cazador (secundaria que sufre una experiencia traumática justo cuando parece que por fin empieza a tener algo de éxito); o la misma Diane, a la que contratan para asegurar que el contenido de una serie no es sexista pero no la dejan trabajar porque “ya aparecerá en los créditos y eso es suficiente”.

La crítica social de la mano de una exageradísima elitista como Stefani Stilton, cuya revista dirigida a un público femenino sirve para, por un lado, ridiculizar el contenido del grueso de publicaciones de ese tipo; y, por otro, para tratar temas tan serios como la sensación de inseguridad permanente y las constantes violaciones verbales que sufrimos las mujeres.

También encontramos personajes como Beatrice Horseman, con su falta absoluta de empatía y despotismo a raudales, y Sarah Lynn, adicta a las drogas y al alcohol. A priori, juzgamos su actitud duramente y nos causa rechazo, para más tarde descubrir que esconden pasados desdichados en familias desestructuradas ausentes de amor y con heridas profundas que nos hacen finalmente mirarlas de un modo más benévolo.

Y por supuesto, Diane y Princess Caroline, dos mujeres (bueno, una mujer y una gata) de origen humilde y por naturaleza independientes que cada día sortean obstáculos para labrarse una carrera profesional, se enfrentan a dilemas morales y conflictos familiares, se frustran al no cumplir estándares socialmente impuestos, y cuyas acciones son juzgadas o criticadas. Dos personajes femeninos que merecen un artículo propio y que lo que buscan en el fondo, es sentirse bien con ellas mismas.

Como todas.

Compartir
Siempre tardo al menos 10 minutos en explicar a lo que me dedico profesionalmente (UX), me gusta fabricar cosas, a veces no me duermo viendo una película y soy la única que se acuerda de La flor de los siete colores (Hana no ko Lun Lun).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here