Un corto esencial, por Adrián Encinas Salamanca

0

Adrián Encinas Salamanca, uno de mejores amigos de esta web y un experto en stop motion, inaugura una nueva serie de artículos: ‘Un corto esencial’. Le pedimos que eligiera un corto que le pareciese justamente eso, esencial, y su elección es el nuevo clásico Caracol, col, col (1995), dirigido por Pablo Llorens.

Le cedemos la palabra:

Lo elijo porque…: Puso de manifiesto, a finales de los noventa, que la plastilina no era solo un material con el que contar cosas alegres y enfocadas a la infancia, sino que tenía un gran potencial para mostrar historias sórdidas como la de un psico-killer con ganas de sacar a pasear su furia. A partir de entonces, cada vez que miro un bloque de plastilina roja me recorre un escalofrío por la espalda.

Es esencial porque…: Supuso el primer Goya para la escuela de la stop-motion valenciana, convirtiendo con ello a Pablo Llorens en todo un referente. A partir de este hito, otros valencianos vieron la posibilidad de crear sus propias producciones y, a su vez, estos influyeron en la siguiente generación… haciendo que el germen valenciano de la plastilina animada siga vivo hasta nuestros días.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here